Blog de Exur

PUSH and PULL, Estrategias de Marketing

A todos los que tenemos una cuenta de Facebook seguramente nos ha pasado. Se te antoja comprar cualquier producto a través de internet, accedes a páginas de ventas online y comienzas la búsqueda. A los dos minutos te das cuenta que no encuentras lo que quieres y recuerdas que en la tienda de electrónicos de tu plaza comercial tienen la más amplia variedad y los mejores precios a meses sin intereses. Cierras el navegador y te pones a hacer otras  cosas.

         Después de una horas, cuando te resulta necesario ponerte al tanto con las últimas  publicaciones de tus amigos en Facebook, abres la red social y ¡oh sorpresa!. Como por arte de  magia, aparece publicidad pagada acerca del producto que hace unas horas estabas buscando así  como una serie de tiendas virtuales que lo venden y que buscan engancharte. ¿Qué clase de magia  sucedió con el simple hecho de haberte dado a la tarea de buscar un equis producto en Google  que ahora te aparece en el feed de tu perfil en Facebook? 

      Este pequeño ejemplo nos muestra características y bondades de dos estrategias del  Marketing Digital muy sonadas y ampliamente utilizadas: Push y Pull. 

La estrategia Push –de presión- suele tener, en el mundo del marketing actual, connotaciones más  negativas que positivas, que no tiene razón de ser. Es una estrategia tradicional, anclada en el  pasado, un tanto invasiva porque va dirigida a todo mundo sin especificar con puntualidad y  detalle un determinado público. Podría parecer un estrategia ‘desesperada’ por ofrecer un  producto o servicio y cerrar con la compra del mismo. Un spot comercial en televisión, la campaña  de emailing con los descuentos del mes o un repetitivo anuncio publicitario en el feed de tu  Facebook pueden ser ejemplos claros de esta estrategia. Si no se maneja bien, podrá hacer que  huyan de ti los que podrían haber sido tus clientes potenciales. 

La estrategia Pull –de atracción- va más de la mano con todo el mundo del marketing en nuestros  tiempos. Por todos los medios y métodos posibles, esta estrategia busca atraer al usuario –cliente-  a través de contenidos que le llamen la atención. La gran ventaja que tiene esta estrategia reside  en que el cliente o consumidor, sin ninguna clase de presión, se lanza a buscar activamente el  producto o servicio que necesita para solventar su necesidad. Busca en un motor de búsqueda. Y si encuentra lo que busca, se quedará allí. Ya depende del negocio o la marca retenerlo, hacerlo fiel,  darle razones claras de por qué ha elegido bien y podrá seguir haciéndolo cuando en el futuro le  surja la misma necesidad. 

¿Podemos llegar a afirmar que una estrategia es mejor y más eficaz que la otra?  Indiscutiblemente. Es pensamiento común en el mundo del marketing digital que la estrategia Pull  o de atracción ofrece los mejores resultados. Los clientes o consumidores suelen huir de aquellas  marcas, empresas o negocios que ejercer presión para lograr su objetivo: la venta. El bombardeo  de publicidad, la invasión de correos electrónicos día y noche, la publicidad pagada en medios  tradicionales y digitales parecen no gustar mucho al consumidor de hoy, y de todo eso se trata la  estrategia Push. Sin embargo, una dosis moderada de ésta, combinada con la estrategia Pull  pueden ser las piezas clave en un plan de marketing exitoso. 


Ver Detalles
Agotado