Nuestro Blog

Mailing, Hazte presente en la vida de tus clientes

Dentro del mundo del Marketing Digital, una de las estrategias más utilizadas es la que se conoce como Email Marketing: enviar mensajes comerciales (correos electrónicos) directamente  a las cuentas de correo de nuestros clientes (reales o potenciales) con la finalidad de construir  lealtad, confianza o conciencia de marca. Para lograrlo, es indispensable contar previamente con  el tesoro más preciado que un sinfín de estrategias mercadológicas buscan sin descanso: el correo  electrónico. Y para conseguirlo, hay que echar mano de técnicas como los lead magnets de los  que ya hemos hablado en posts anteriores. 

Como podemos ver en la definición anterior del email marketing, no solo debemos buscar  concretar la parte de la venta del producto o servicio que nuestro negocio o empresa ofrece, sino  que, por encima de todo, generar lealtad en el receptor. Es por ello que al pensar en esta  estrategia debemos hacerlo no para considerarla única y exclusivamente como canal de venta,  sino como canal de presentación, difusión y generación de confianza. 

Viéndola desde este punto de vista, una campaña de email marketing estará compuesta  no por uno solo sino por varios envíos de correos electrónicos relacionados todos ellos con un  objetivo común. Por esta razón, debemos estructurar muy bien la información que queremos  transmitir antes de oprimir el botón de enviar, resultando válido que nuestra campaña se  componga por varias partes, capítulos, etapas, etc. 

¿Cuáles son las cualidades indispensables que debe tener una campaña de mailing?

1. Buscar la fidelización antes que vender. Como ya lo hemos dicho: es importante cautivar  primero al nuevo cliente que llegar a venderles de buenas a primeras. Atraer su atención  hacia nuestra marca o hacia nuestro servicio/productor será la condición sin la cual no se  podrá cerrar todo el proceso. 

2. Valor agregado. ¿Nuestro producto o servicio realmente satisface una necesidad real? Si  es así, ya estamos del otro lado. Y si aún no tenemos claro este punto, será bueno analizar  la situación y encontrar la mejor respuesta. 

3. Contar una buena historia. Para enganchar a cualquiera es necesario hacerlo a través de  historias, o mejor aún, testimoniales. Esta técnica o estrategia es conocida como storytelling y actualmente sigue ganando terreno. 

4. Concisión. No podemos extendernos demasiado en el cuerpo de los correos electrónicos.  El tiempo de las personas es sagrado y debemos respetarlo. Por ello, hay lograr transmitir  un mensaje claro y fuerte pero con pocas palabras. 

5. Segmentación. No podemos lanzar la misma campaña a todos nuestros públicos; cada  público es distinto. Si nuestro producto o servicio va dirigido a un público multifacético,  debemos encontrar nexos, esas cosas o situaciones en común que puedan tener un joven  de 20 años y un adulto de 50. 

6. Personal. La campaña de mailing debe estar personalizada: a nadie le gusta recibir un  correo con copia para mil personas y con vocabulario genérico. Aunque parezca una labor  titánica –que no lo es cuando se dominan los programas de optimización de correos  electrónicos- es necesario que cada correo lleve un receptor personalizado. Y que en las  formas de cortesía que aparezcan en el cuerpo del documento aparezca el nombre del  receptor.